Ultima hora CLUB CICLISTA MONZON Viernes, 21 de Julio de 2017
Inicio Historia Noticias Seccion Duatlon

Socios

Hazte socio

Salidas

Carreras

Galeria Colaboradores Clasificaciones Mercadillo Contacto
Portada >> Historia
 
Historia del Club Ciclista Monzón  
 
 
 
 
CLUB CICLISTA MONZÓN
 
 
 
       La semilla del Club Ciclista Boscos Monzón la puso un grupo de seis amigos que se venían reuniendo desde finales de los años 70 para realizar salidas en bicicleta. Estos seis precursores, a los que con el tiempo se fueron uniendo más miembros, vinieron a conformar lo que podríamos llamar una “peña de ciclismo”, pero sin sujetarse a regulación federativa alguna.
 
       Durante los primeros años de la década de los 80, este grupo de amigos cada vez más nutrido se reunía semanalmente en la mañana de los domingos en un punto emblemático de nuestra ciudad, como era la antigua puerta de la fábrica azucarera, en lo que hoy es la zona de la Escuela de Idiomas. Cada día, decidían en el mismo momento de salir a pedalear el recorrido a realizar. A partir de este embrión, el grupo fue realizando otras actividades, tales como salidas conjuntas con el vecino Club Ciclista Barbastro, que ya existía, y especialmente colaboraciones en actividades ciclistas con la “Asociación de Vecinos del Barrio de la Arboleda”, de Monzón, fruto de las cuales se realizaron las primeras marchas cicloturistas populares en nuestra ciudad.
 
       En aquella época inicial, se habló mucho acerca de la posibilidad de constituir un club ciclista “en serio”, es decir, federado, para promocionar la práctica de este deporte en Monzón, pero no cuajó ningún intento hasta que, a finales del verano de 1987 Miguel Angel Tovar, Mariano Lavedán y Antonio Pérez “el Pesca” se propusieron seriamente la constitución del club ciclista e iniciaron los trámites ante la Federación Aragonesa de Ciclismo. En aquellas fechas se trabó contacto con Jesús Jurío, responsable de los Antiguos Alumnos Salesianos en Monzón, a quien le pareció excelente la creación de un club ciclista en Monzón y puso a disposición del incipiente club toda la infraestructura de la agrupación deportiva de esta comunidad educativa en la ciudad, que ya tenía secciones de otras disciplinas tales como el fútbol, balonmano o ajedrez. De este modo, se creó el Club Ciclista Boscos Monzón bajo el paraguas protector de la Agrupación de Antiguos Alumnos del Colegio Salesiano de Monzón. Tras varios viajes a Zaragoza para presentar la correspondiente documentación ante la Federación Aragonesa de Ciclismo, en el mes de noviembre de 1987 quedaron cumplimentados todos los trámites, aunque fue en enero de 1988, con el inicio de la nueva temporada ciclista, cuando comenzó la andadura de nuestro club, que cumple ahora veinte años.
 
       Nunca hemos olvidado a aquella peña inicial que se formó espontáneamente en los primeros años ochenta, y gracias a la cual se creó nuestro club. Hasta tal punto son responsables de nuestra existencia, que como anécdota, podemos decir que el primer dinero del que dispuso el Club y que sirvió para pagar los trámites y licencias iniciales fue el recaudado entre los componentes de aquella peña de amigos que creyeron en el proyecto.
 
       Dotar al Club de entidad propia ante los estamentos federativos constituyó nuestro particular y modesto “salto a la fama”, puesto que en el primer año de existencia oficial llegamos a la cifra de ciento cincuenta socios, y conseguimos un patrocinador que nos confeccionó el primer traje ciclista del club y colaboró estrechamente en nuestras actividades. Se trataba de Carlos Escudero Mascaray, titular de la firma “Pescados Esgal”, nuestro primer esponsor que aportó, no sólo dinero, sino también ideas y medios materiales, y al que no podemos olvidar por haber trabajado codo a codo con la primera junta directiva para sentar las bases de nuestro club.
 
       Estos veinte años de existencia han dado para mucho. No vamos a enumerar aquí ni a todos los socios que son, o han sido ni a todos los miembros de las diferentes juntas directivas; tampoco reflejaremos todos los acontecimientos vividos, pero en cuanto a los estamentos directivos, sí diremos que el Club ha sido presidido en diferentes etapas por Miguel Ángel Tovar Benedet, Pedro Barranco Gómez, Salvatore Gemma Colelli y Carlos Pardo Hernández.
 
       En cuanto a los patrocinadores, como ya hemos comentado, el primero fue “Pescados Esgal”, continuando durante varias temporadas “Distribuciones Expósito Mingote”, y últimamente hay un Pool de colaboradores “Comarca del Cinca Medio”, “Caja de Ahorros de la Inmaculada”, “Transbaso”, “Base Moracho Sport”, y nuestro nuevo patrocinador “Ciria Decoración”. Desde aquí queremos agradecer muy especialmente a la empresa Mariano Lavedán que, desde el inicio, siempre ha estado colaborando con nuestro Club.
 
      El Club ha contado con equipos de competición en las categorías cadete y Junior. Y, actualmente, equipo de competición en varias categorías de BTT.
 
      Por lo que se refiere a actividades realizadas, el Club Ciclista Boscos ha organizado entre otros eventos en diferentes ocasiones el “Trofeo Ciudad de Monzón la Caixa” en las fiestas patronales de Monzón, varias ediciones del “Trofeo San Mateo de ciclismo” para las categorías élite y sub-23, así como el “campeonato de Aragón de ciclismo en ruta” en su edición del año 2003, y el “campeonato de Aragón de B.T.T.” en todas las categorías, en los años 2005 y 2007. También, varios memoriales “Delfín Campo (Bombín)” de BTT. Además, en nuestras filas contamos con diversos campeones de Aragón en la modalidad de bicicleta de montaña en diferentes categorías: Jacinto Moracho Torrente, Salvador Fernandez Fábrega, Javier Ventura Novellón, Narciso Barranco Lahoz, Juan Ignacio Forniés Vilas y Santiago Encinas Nevot. En la “Challenge de Lleida”, durante varios años, fue campeón en su categoría Francisco Salamero Lafarga. En la carrera “Maratón de los Monegros” Jacinto Moracho Torrente consiguió la victoria en la categoría Veteranos A en el año 2004.
 
      Hasta aquí, la breve reseña de los primeros veinte años de vida del club. Esperamos que el futuro deportivo y personal sea fructífero, y que  de otros veinte años podamos al menos dejar constancia del logro de nuevos retos, no sólo por las personas que hoy son este club, sino también por nuevos miembros que han llegado y habrán de llegar en el futuro.
 
 
Monzón (Huesca), mayo de dos mil ocho.